Las personas detrás de las cifras.

Perfilar un cliente es mucho más que un dato.

Personas detras de las cifras.jpg

Uno de los principios básicos para comunicarnos directa y efectivamente con las audiencias es el perfilamiento. Muchas empresas tardan mucho tiempo y gastan importantes recursos en darle una personalidad a quienes quieren que sean sus clientes o usuarios y en muchas ocasiones el resultado no suele ser el esperado. Pérdidas millonarias, bajo engagement o productos desarrollados que no tienen relación con los gustos de los consumidores. ¿Por qué?

Esto sucede porque el perfilamiento no fue el acertado, fue excesivamente generalizado, lo que resulta en estrategias “atarraya” que abarca una cantidad innumerable de personas pero que no suelen ser el grupo al que nos interesa llegar, o por el contrario se centró en un consumidor muy específico sin tener en cuenta el entorno social en el que se desenvuelve, personas que existen sólo en la mente de los directivos de la empresa.

Si bien es importante imaginarnos quién es nuestro cliente ideal y hacer un boceto de su personalidad a partir de los datos que nosotros imaginamos, este es sólo un primer ejercicio del perfilamiento, lo que sigue es conocerlo, darle vida, ya que los bocetos en papel no adquieren productos o servicios. Si tenemos la posibilidad de darle un nombre propio ¿Por qué no hacerlo?, conocer de primera mano cuáles son sus gustos, cuáles son sus creencias, su relación con el entorno, sus opiniones y reacciones.

Los consumidores somos seres humanos, lo que nos hace ricos culturalmente, vivimos en comunidad, nos desarrollamos en un entorno con diferentes esferas que nos permite tener una opinión de acuerdo a nuestras vivencias. Pensemos más allá de unos rasgos superficiales, adentrémonos a conocer realmente quién es nuestro cliente o usuario ideal y descubramos las personas detrás de las cifras.